Por Juan Bolívar Díaz

   La sociedad civil dominicana se apresta a participar activamente en el proceso electoral del año próximo jugando un rol de promoción de la transparencia democrática y de respaldo a la gestión de la Junta Central Electoral (JCE).

   La reciente constitución del Grupo de Acción por la Democracia viene a fortalecer y a multiplicar los esfuerzos que desde hace meses viene realizando el movimiento Participación Ciudadana por incorporar a millares de ciudadanos y ciudadanas en un proceso de promoción del juego limpio y de la observación electoral.

   La acogida que ha dado la JCE a los esfuerzos de la sociedad civil por contribuir a unas elecciones limpias y sin traumas ha incentivado los trabajos en marcha para la constitución de una red de observadores electorales.

PARTICIPACION CIUDADANA

   El Movimiento Participación Ciudadana fue fundado el 31 de octubre de 1993 tras un proceso de reflexión que durante meses involucró a decenas de personas, en su mayoría profesionales, sin militancia partidaria pero preocupadas por el avance de la nación en términos democráticos y hacia el desarrollo integral.

   El artículo 1 de sus estatutos indica que «Participación Ciudadana es un movimiento apartidista, de presión, concertación y vinculación del ámbito social con los poderes públicos y los partidos políticos. Se constituye con el fin de promover la participación ciudadana para contribuir a lograr las reformas políticas, institucionales y democráticas que requiere la República y un desarrollo social justo y equilibrado».

   El movimiento ha realizado numerosos seminarios y talleres para elaborar proyectos de reformas políticas, y una agenda básica para el desarrollo nacional.

   En la pasada campaña electoral elaboró numerosos documentos fomentando la participación en el proceso electoral, organizó un seminario con la exposiciones de los diversos candidatos a la vicepresidencia de la República, y realizó acercamientos a las autoridades electorales para ofrecer colaboración. Participó en el equipo que instruyó a los agentes del entrenamiento del personal que operó las mesas electorales.

   Participación Ciudadana incluso coordinó con la Dirección General de Elecciones de la JCE y la Junta Electoral del DN para crear centros de información para los electores en la jornada de votación. Esta gestión no llegó a materializarse porque el Centro de Cómputos del tribunal electoral alegó imposibilidad de proporcionar los listados de electores indispensables para el funcionamiento de los centros.

   Con la actual JCE el movimiento ha sostenido fructíferas relaciones desde su constitución a fines de 1994. Sus núcleos han participado en diversos municipios en el proceso de consulta llevado a cabo por el organismo electoral para constituir sus juntas municipales. Desde principio de año encamina gestiones para constituir una red de observadores electorales para los comicios de mayo próximo.

EL GRUPO DE ACCION

   El Grupo de Acción por la Democracia salió a la luz pública el 24 de julio pasado y el 22 de agosto presentó su plan de acción. Está integrado por las principales organizaciones empresariales, sindicales y entidades no gubernamentales, asi como por universidades y las iglesias, tanto la Católica como diversas nominaciones protestantes.

   Los objetivos fundamentales del Grupo de Acción fueron sintetizados: «contribuir al fortalecimiento de la institucionalidad y del sistema democrático en la República Dominicana; contribuir a una mayor participación de la sociedad civil y a institucionalizar su papel dentro del sistema democrático en construcción en el país; contribuir a la realización de un proceso electoral limpio, transparente y respetable en 1996».

   Este grupo promoverá una red de comités municipales de la sociedad civil organizada, la educación ciudadana y la definición de una agenda nacional.

   Tanto por las formulaciones que han acompañado su presentación pública, como por su plan de acción y los grupos que lo constituyen, incluyendo a casi todas las organizaciones empresariales del país, el Grupo de Acción evidencia la firmeza con que la sociedad civil dominicana se propone contribuir a promover la convivencia democrática y el respeto a los principios que la rigen.

IMPORTANTE SEMINARIO

   Desde su constitución, el Grupo de Acción se propuso coordinar propósitos y programas con los demás esfuerzos de la sociedad civil ya en marcha. Su primer evento público fue un seminario sobre «nuevos perfiles y mecanismos de Participación de la Sociedad Civil en América Latina y el Caribe», celebrado los dias 24 y 25 de agosto en esta capital, en coordinación con el movimiento Participación Ciudadana y con los auspicios del Instituto Interamericano de Derechos HUmanos y su Centro de Promoción Electoral.

   Dirigentes de organismos de la sociedad civil de Perú, Paraguay y Bolivia, el Presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua y directivos del Instituto Interamericano de Derechos Humanos testimoniaron sus experiencias en recientes procesos electorales a más de 150 dominicanos participantes en el evento.

   La presencia del presidente y otros jueces de la JCE tanto en la sesión inaugural como en la de clausura alentó considerablemente a los organismos nacionales auspiciadores del seminario y a los participantes de la mayoría de los municipios donde ya Participación Ciudadana tiene núcleos de trabajo.

   De hecho los participantes no ocultaron su emoción y se pusieron de pies para aplaudir extensamente el discurso de clausura del presidente de la JCE, doctor César Estrella Sahdalá, quien tras acoger con entusiasmo la participación de la sociedad civil en la promoción de la democracia, proclamó que ese organismo dará su apoyo a los observaodres electorales, especialmente a los dominicanos. Y juró que los jueces electorales no defraudarán a la sociedad dominicana y mucho menos a los ciudadanos y ciudadanas que le han ofrecido respaldo y colaboración.

RED DE OBSERVADORES

   El Grupo de Acción ha comprometido su respaldo a la Red Ciudadana de Observadores Electorales, en la que Participación Ciudadana trabaja desde principio de año. Los expertos extranjeros que vinieron al seminario citado expresaron públicos reconocimientos por los avances ya concretrizados en el proyecto de observación electoral, los cuales consideraron más notables que en otras experiencias recientes en el continente, en relación al tiempo que falta para las elecciones.

   El proyecto contempla la integración y entrrenamiento de 3 mil ciudadanos y ciudadanas a la red de observadores; una tercera parte de ellos estarán trabajando en el proceso desde que se inicie la campaña electoral; los otros para la jornda de votación. El Instituto Interamericano de Derechos Humanos y su Centro de Asesoría y Promoción Electoral darán asesoramiento a la red de observadores, especialmente en el proceso de entrenamiento y programación.

   La red dominicana se nutrirá de las experiencias acumuladas en la observación electoral por los grupos Participa de Chile; Poder Ciudadano de Argentina; Saká (transparencia en guaraní) de Paraguay; Justicia y Paz de Panamá; Alianza Cívica de México; y Transparencia de Perú.

   La experiencia peruana, en las elecciones de abril pasado, ha sido de las mas relevantes y reconocidas, por haber abarcado un territorio tan extenso como el de Perú, equivalente a 23 veces el de República Dominicana, con extensas áreas selváticas y en las montañas andinas.

   El Grupo Transparencia de Perú incorporó a la observación electoral a 9 mil 55 voluntarios, en su mayoría jóvenes. Trabajó en cuatro áreas fundamentales: promoción de la participación activa de la sociedad civil en el proceso electoral, a través de la movilización cívica independiente y de normas de comportamiento entre los actores del proceso; elaboración y promoción de iniciativas legales en aspectos como la publicidad de los resultados a nivel de mesas, acceso abierto al sistema de cómputos y la información puntual de los resultados; campañas de difusión y educación ciudadana; y en organización de sistemas independientes de observación y recolección de información electoral, tanto del proceso de votación como del escrutinio.

   La seriedad del trabajo de Transparencia fue ponderada por todos los sectores y, al igual que ocurrió con Saká en Paraguay, las autoridades gubernamentales, que desconfiaban de ellos, terminaron reconociéndolos.

   Asombró a nacionales y extranjeros lo certero del conteo rápido realizado por Transparencia, mediante muestreo científico, que le permitió dar a 4 horas de cerradas las urnas, un resultado que en el peor de los casos apenas difirió en 00.39% del computado dias después por el Jurado Nacional Electoral y que contribuyó a que se aceptara la validez de las elecciones y se esperara sin sobresaltos el conteo oficial. –