Un Voto por la Esperanza

Por Juan Bolívar Díaz
15_05_2016 HOY_DOMINGO_150516_ Opinión8 B

Me cuento entre los que suscribieron el manifiesto “Un voto por la Esperanza” pretendiendo incentivar a la ciudadanía a que, aunque caigan aguaceros y lluvias de papeletas en este domingo 15, concurra a las urnas con un sufragio “útil, consciente y comprometido para favorecer las candidaturas que rompan el monopolio del poder y/o puedan encarnar los cambios que esta sociedad necesita, las que representan la tradición de lucha por la democracia, la libertad y la igualdad de oportunidades y el respeto a la diversidad de creencias y opciones de vida individual”.

Sabemos que es muy difícil tocar la conciencia de las masas, en gran parte víctimas de la ignorancia y la manipulación que les mantiene domesticadas con las dádivas clientelistas y la compra de conciencias. Pero podemos apelar a esa mayoría de la ciudadanía que sueña con una sociedad mejor organizada, donde se respete la dignidad de las personas y en la que la Constitución y las leyes no sean simples sugerencias.

Estas elecciones representan un fuerte desafío a la conciencia de mujeres y hombres libres que rechazan las groseras manipulaciones y saturaciones propagandísticas con que se nos ha bombardeado durante meses, en un derroche de recursos que ofende la pobreza de las mayorías, sobre todo porque en gran proporción son extracciones de las escasas rentas nacionales y provienen del lavado de dinero ilegítimo.

Un voto consciente y comprometido es el que se otorga a quienes se lo han ganado por la calidad de sus propuestas para corregir los graves diseños de la sociedad dominicana, como la perversa distribución de la riqueza que mantiene la pobreza, la precariedad de los servicios básicos, la exclusión y la desigualdad. Y a quienes proponen enfrentar los graves índices de corrupción, descomposición social y descarada impunidad, generadores de la delincuencia y la inseguridad ciudadana.

Esta consulta popular representa un retroceso en múltiples aspectos. Primero porque después de 22 años de una reforma política, volvemos a elegir al por mayor nuestros representantes congresuales y autoridades municipales conjuntamente con el presidente y vicepresidente, lo que en vez de incitar a la selección, estimula el arrastre, con escasa distinción de los méritos individuales y de las propuestas programáticas.

En segundo lugar, porque después que al final del siglo pasado y en la primera década del presente los partidos dieron pasos hacia la democratización en la selección de candidatos, han vuelto a los peores períodos de la mera distribución en las cúpulas, en muchos casos con una repostulación total que confunde a los meritorios con los traficantes.

Hemos sido testigos de un transfuguismo sin precedente, sin mayor base que la ley de la oferta y la demanda, y casi siempre a costa de los recursos del Estado.

La extensión de las campañas y el gasto desorbitado de recursos de origen ilegítimo han encarecido enormemente el costo de la adolescente democracia dominicana, lo que a su vez saca de competencia a muchos ciudadanos y ciudadanas honorables que no tienen recursos para competir en condiciones de extrema desigualdad.

Que nadie se deje vencer por el pesimismo, la resignación o por la frustración frente al más atrasado sistema político del continente, que lleva dos décadas discutiendo una ley de partidos que imponga normas democráticas, y que durante seis años se ha negado a conciliar la Ley Electoral con el ordenamiento derivado de una nueva Constitución. La abstención o la indiferencia son la peor inversión. Hay que votar y hacerlo por los que siquiera dejen margen a los sueños, aferrados a las utopías que, como han dicho los poetas, aunque parezca que se alejan, nos incitan a seguir caminando.

Hace cuatro años escribíamos “sueños de un domingo de mayo”, cuya conclusión sigue con igual vigencia: “Tengo muchos otros sueños que algún día se realizarán, pero no caben en esta cama en el amanecer de este 20 de mayo. Como dijo el recién fallecido cantor José A. Labordeta: También será posible que esa hermosa mañana/ni tú ni yo ni el otro la lleguemos a ver/pero habrá que empujarla para que pueda ser”.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz