Se registra una fatiga política por el gobierno y los partidos

06_10_2018 HOY_SABADO_061018_ El País12 B

Si algo queda claro en la última Gallup-HOY es la decadencia del partidismo político y el descreimiento en el gobierno y el liderazgo, y el único que muestra alguna recuperación es Leonel Fernández, lo que dificulta el reeleccionismo, aunque Abinader sigue compitiendo.

Por Juan Bolívar Díaz

La encuesta Gallup-HOY publicada esta semana registra una clara fatiga del cuerpo
social dominicano con una decadencia del partidismo y del liderazgo político nacional, sin
precedente en el proceso de institucionalización democrática, tanto como el descreimiento en la gestión gubernamental, sin que asome un relevo.

Las perspectivas para las elecciones del 2020 siguen inciertas y el único que avanza es el
expresidente Leonel Fernández, quien a su vez registra la mayor tasa de rechazo, mientras los intentos de abrir paso a otra reelección de Danilo Medina con nueva reforma constitucional tropiezan con un creciente rechazo, y Luis Abinader lidera la oposición, pero se estanca.

Indiscutible incertidumbre

No se recuerda un precedente en el país de que a 19 meses de unas elecciones
presidenciales ninguno de los líderes políticos alcance el 15 por ciento de las preferencias, que tres estén empatados y entre cuatro apenas pasen el umbral del 50 por ciento, con un 21 porciento que no sabe o no responde sobre a quién le gustaría de próximo presidente de  la nación.

Luis Abinader y Leonel Fernández sobre el 14 por ciento, el presidente Danilo Medina
con fracciones por debajo (13.8), y la vicepresidenta Margarita con el 10 por ciento, apenas
totalizan el 52 por ciento de las preferencias para las elecciones presidenciales de mayo del 2020, que por primera vez estarán precedidas tres meses por elecciones municipales en febrero. Ese resultado de la consulta realizada entre el 16 y el 21 de septiembre pasado conforma un panorama caracterizado por la incertidumbre, que se acentúa cuando se observa que todos los partidos políticos pierden terreno en las simpatías de la ciudadanía dominicana, incluyendo relevantemente al gobernante de la Liberación Dominicana (PLD), sin que se salve el principal opositor, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), que había avanzado en marzo.

El PLD, que en la Gallup-HOY de abril del 2016, un mes antes de los últimos comicios,
registró 60 por ciento de las simpatías, cayó al 42, 40 y 39 por ciento en las tres siguientes. El PRM, que alcanzó 26%, se redujo al 14 en octubre del 2017, repuntó a 22 en marzo, pero bajó ahora al 15 por ciento. Los otros dos de los llamados mayoritarios por haber obtenido ambos poco más del 5 por ciento en las últimas presidenciales, han caído también significativamente. El Partido Revolucionario Dominicano subió al 7 por ciento hace un año, para caer ahora al 4 por ciento. Y el Partido Reformista Social Cristiano, afectado por el cáncer de la división, y que en marzo subió al 3 por ciento, volvió ahora al 2.

Afluentes de la fatiga

Las complicaciones de los problemas nacionales, sin soluciones a la vista, mientras los
partidos, líderes y congresistas se han mantenido en un infructífero enfrentamiento político, por ejemplo en la Ley de Partidos, aprobada y promulgada con numerosas contradicciones, vaguedades y evidentes vicios de inconstitucionalidad, después de 16 años dando tumbos en el Congreso Nacional, pueden haber contribuido a la fatiga nacional que registran las encuestas.

El partido dominante ha devenido en una corporación con dos grupos que disputan
rabiosamente la hegemonía, enfocados desde que comenzó el actual período gubernamental más en echar las bases del predominio para el 2020 que en resolver los problemas nacionales.

Al natural desgaste de cuatro períodos de gobierno consecutivos, con once años seguidos de déficits fiscales y gran endeudamiento, se suman los escándalos de corrupción que han llevado al 58 por ciento de los encuestados a considerarla ahora mayor, con 27 por ciento que la ve igual y sólo 13 por ciento menor. En abril del 2016 sólo 33 por ciento la estimaba mayor que antes.

Esta Gallup indica que la ciudadanía no certifica una oposición significativa al gobierno,
pues quien aparece como principal líder del PRM, Luis Abinader, apenas es calificado como opositor por el 21.4 por ciento y es relevante que señalen a Leonel Fernández, presidente del partido gobernante, como segundo opositor en proporción de 10.7 por ciento, por encima del 6 por ciento de Hipólito Mejía, también en el liderazgo del mayor partido de la oposición.

Con el PRD y el PRSC consumidos por las divisiones y su papel de comodines
electorales, y con la mayoría de los líderes políticos recibiendo ínfima valoración como
opositores, no debería sorprender la fatiga política nacional. Apenas se salva Guillermo Moreno, señalado por el 30 por ciento para candidato presidencial entre los partidos minoritarios.

Grandes insatisfacciones

La caída de la valoración del presidente Medina registrada en las anteriores Gallup-HOY,
desde 91 en el 2014, al 81 en 2015, 63 en febrero del 2017, hasta 47 en marzo pasado, se contuvo esa vez, con un registro de 48 por ciento de aprobación. Pero cuando se preguntó sobre sus seis años de gestión gubernamental sólo 43 por ciento le dio aprobación y sólo 39 por ciento cree que ha cumplido sus promesas, contra 57 que opina negativamente.

A pesar del crecimiento económico indicado por las estadísticas oficiales, la insatisfacción sobre la situación de la economía nacional sigue muy alta, con un 66 por ciento que la ve peor que hace seis años y 75 por ciento que la considera negativa para el país, mientras las expectativas para final del período gubernamental son de que será peor en un 56 por ciento de los encuestados, 11 puntos más que el 45 por ciento registrado en marzo pasado.

La delincuencia y la inseguridad siguen siendo percibidas como el principal problema
nacional, en 66 por ciento, con una desaprobación de 84 por ciento a las políticas
gubernamentales de combate a las mismas. Igual alta, 81 por ciento, al combate a las drogas y narcotráfico, y 81por ciento de desaprobación a los controles inmigratorios. Es relevante el 85 por ciento de los encuestados que aprueba el movimiento de la Marcha Verde contra la corrupción y la impunidad, aunque casi la mitad cree que no logrará el objetivo.

La generalidad de las respuestas a esta encuesta indica la fatiga nacional por los
problemas insolutos y el desparpajo de la política, con un debate de bajos vuelos que se repite incesantemente.

Sólo Leonel avanzó

De todos los aspirantes declarados a las candidaturas presidenciales, sólo el expresidente
Leonel Fernández registró avance en esta última versión de la encuesta más acreditada del
mercado nacional, y lo logró tanto en el universo de los encuestados como entre quienes se
dijeron vinculados al PLD, y es relevante que en todos los escenarios superó en preferencias al presidente Medina, con quien se disputa hace años el liderazgo de su partido.

Favorecido por el impedimento constitucional a la reelección de Danilo, Leonel lo supera
por fracciones (empate técnico) en las preferencias generales para próximo presidente, y 22 a 19 por ciento para la candidatura del PLD, pero la diferencia crece, 39 a 22 por ciento entre los encuestados que se manifestaron simpatizantes de ese partido.

El exmandatario parece favorecido por llevar más de un año, desde agosto del 2017,
recorriendo el país promoviendo sus expectativas de volver al Palacio Nacional, mientras
Medina se desgasta en el poder y sin poder promoverse abiertamente, aunque sí lo hacen sus partidarios, que en los últimos tres meses han colocado en las redes por lo menos 6 spots reeleccionistas con similar línea gráfica y de contenido.

La cultura política nacional que inviste como presidentes de por vida a todos los que
logran más de un periodo gubernamental, favorece a Fernández, quien acumula tres y fue el arquitecto principal del dominio que su agrupación ha impuesto sobre todas las instituciones del Estado y gran parte de las entidades sociales, medios de comunicación y comunicadores.

Buena proporción de los peledeístas le agradecen su prosperidad y la de los suyos, y hasta el haber llevado al poder a Danilo Medina en el 2012, gracias al desbordamiento del gasto que en ese año electoral generó un déficit fiscal sin precedente que superó los 150 mil millones de pesos.

Entre Leonel y Abinader

Con las crecientes dificultades para eliminar la restricción constitucional para la repostulación de Danilo Medina, Leonel Fernández aparece con las mayores posibilidades de encarnar la candidatura del PLD para los comicios del 2020, sin que emerja un contendiente fuerte entre los demás aspirantes de su partido, más allá de su propia esposa, Margarita Cedeño, que esta vez se reduce al 4 por ciento. De los cuatro que adicionalmente se han lanzado de precandidatos, sólo Francisco Domínguez Brito supera el 2 por ciento de preferencias.

A Fernández le favorece que el porcentaje de quienes se manifiestan opuestos a la
reforma constitucional para posibilitar la reelección se incrementó en esta Gallup-HOY al 71 por ciento, del 67 en la anterior de marzo. Y es relevante que incluye al 57 por ciento de quienes se confesaron simpatizantes del PLD, lo que junto a las preferencias que registra entre los peledeístas para la candidatura presidencial, explica por qué los danilistas quieren a toda costa elegir sus candidatos con padrón abierto.

Aunque se ha frenado el avance que Luis Abinader registró en las dos Gallup anteriores,
en octubre del 2017 llevaba 11 puntos sobre Leonel y 8 sobre Danilo, y ahora empatados, el
economista sigue como el mejor situado para encabezar la oposición en el 2020, superando ampliamente a Hipólito Mejía, en el universo de los encuestados por 32 a 10 para la candidatura del PRM, y entre los que se manifiestan simpatizantes de este partido, por 70 a 16 por ciento, más de cuatro a uno.-

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz